NOVEDADES: Cuevas Venezolanas

CONOCE LAS CUEVAS MÁS
IMPRESIONANTES DE NUESTRO PAÍS

Las cuevas naturales, se le conocen como cavidades naturales dentro de un terreno que se originó a consecuencia de la erosión sobre corrientes de lava, de agua, de hielo, o bien por una mezcla de ambas cuestiones. También, otro factor de creación de una cueva natural es la disolución de la roca caliza a partir del contacto con agua ácida. Históricamente las cuevas fueron empleadas tanto por seres humanos como por animales como lugar de resguardo frente a la acción agresiva de los diversos agentes climáticos.

CUEVAS VENEZOLANAS
NATURALES PARA VISITAR

Cueva Quebrada El Toro (Falcón): Posee unos 500 metros de extensión, es una cueva con bocas muy amplias y el recorrido hay que hacerlo a nado (con salvavidas) o en balsas pequeñas, ya que el río de su interior tiene profundidades de hasta siete metros. Además se puede disfrutar de la gran cantidad de guácharos que acompañan a los visitantes con su particular sonido.

Parque Recreacional Cuevas del Indio (Miranda): En este parque hay dos cuevas que pueden ser visitadas por el público en general. Una de ellas es la Cueva del Indio que posee una sola amplia galería y la otra es la Cueva del Pío con diversas galerías algunas anchas y otras estrechas. 

Cueva Walter Dupouy (Miranda): Ésta cueva es muy interesante ya que, además de su belleza interior y del río que la atraviesa, hay que hacer un par de rapeles para progresar. Gracias a estas maniobras con cuerdas obligatorias, la cueva está muy bien conservada por dentro, pues no tiene muchos visitantes. 

Cueva Alfredo Jahn (Miranda): Con sus 4,3 Km. de desarrollo, es la cueva más grande de la región central. De sus 15 entradas, la más visitada es la boca seis. La excursión que va por esta galería incluye la caminata por la quebrada Casupal que atraviesa la cueva, pasando por las formaciones de El Tremedal y El Hongo, hasta llegar al conocido Chaguaramo de roca. Luego se regresa por un arrastradero de unos 50 metros que conduce hasta la boca ocho, en donde se encuentra un pozo con una bella cascada y finalmente se camina por esa galería que pasa por la boca siete y que conduce nuevamente hasta la salida en la boca seis.